EL ALEJAMIENTO DEL LENGUAJE DE SUS FUENTES

          Desde hace ya muchos años existe una fuerte tendencia a simplificar la escritura de ciertas palabras. Tendencia tolerada y, a veces, consentida por las propias autoridades responsables de su custodia y brillantez.

         Desde hace años, nuestros planes de estudios alejaron a los estudiantes del auténtico origen de nuestro lenguaje, suprimiendo de un plumazo los estudios de lengua y literatura griega y latina, lugar de donde proceden la inmensa mayoría de nuestros vocablos.

         Cuando una lengua se distancia de sus fuentes, como está sucediendo con la nuestra, no por una ley de crecimiento, que sería lo normal, sino por una fácil simplificación, que es en consecuencia algo artificioso, la lengua se empobrece, se envejece, dado que no se incorporan voces nuevas, se anquilosa y pierde flexibilidad, que a la postre es el mejor fruto.

         Con las nuevas tecnologías se ha llegado a la conclusión, que toda letra que no tenga una repercusión fonética en el contexto global  debe ser suprimida. Por esto, debe de estar de enhorabuena, todo aquél que haya tenido la suerte intelectual de haber estudiado la lengua y literatura griega y latina,  la relación existente entre ambas y, aunque sea poca la sensibilidad filológica que posea, debe de sentir en lo profundo de su ser el cambio injustificable, el daño irreparable, que supone la supresión de fonemas sin más o la mutilación de algunos vocablos.

         Cada palabra tiene su historia, ya que a lo largo de ésta se ha ido purificando y enriqueciéndose su significado, aquí radica la riqueza espiritual del lenguaje. Pero las palabras tienen cuerpo, tienen estructura dinámica; por eso, si pierden algún fonema, no significan lo mismo, ni su ritmo ni melodía es la misma. Pues las letras están integradas en la constitución de cada palabra. Esto es lo que llamamos pronunciación correcta o pronunciación afectada. Despreciar estos signos lingüísticos es ir contra la dinámica interna del propio lenguaje.   

         Nuestra situación intelectual ganaría en altura si, en lugar de simplificar por exigencias de las nuevas tecnologías, mantuviéramos en toda su complejidad, en toda su riqueza las palabras.

         El ser humano logra su madurez en el diálogo que ese lenguaje consolida y enriquece. Es necesario, pues, mantener integra la complejidad del lenguaje, por ser fuente de vida intelectual, moral y sentimental. Pues todo pueblo, que descubre donde residen las fuentes de su verdadera cultura, no se arriesga a tratar de forma tan superficial una realidad tan profunda y misteriosa como es el lenguaje.

9 Comments

Filed under Sobre Lenguaje

9 Responses to EL ALEJAMIENTO DEL LENGUAJE DE SUS FUENTES

  1. Jorge Varas

    Miguel Delibes aunque no es uno de mis escritores de devoción, dijo algo parecido a que dada la trayectoria que estaba tomando el mundo, el se quería apear. Creo que las nuevas tecnologías estan modificando el concepto de ser humano hacia algo que me desasosiega bastante y que no acabo de encajar. Si tengo tiempo te enviaré un texto que escribí hace unos meses en una linea parecida a lo que has escrito pero mas centrado en el arte. Un saludo.

  2. Juani

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, debemos negarnos a tanta abreviatura, pero creo que en esto tiene bastante influencia el uso de los móviles, los chicos con los mensajes (contacto diario entre ellos), se ven casi obligados a utilizar infinidad de abreviaturas, ya que cuantas menos palabras ponen, es mas barato el mensaje, y al no disponer de saldo, utilizan abreviaturas para comunicarse, he visto alguno de estos mensajes y la verdad es que no entiendo nada.

  3. Ferni

    muy bueno el artículo, totalmente de acuerdo, claro. me siento mayor cuando leo un sms de un chaval, pero me siento orgulloso de sentirme mayor, y como dices, de haber tenido la suerte de haber estudiado un poco de latín, y de lengua y literatura. Soy de los que, de vez en cuando, meto una palabra culta y en desuso en una frase coloquial, y añado «¡qué rica es la lengua española!». Ya se está quedando sin sentido esta coletilla mía, lamentablemente, si no ponemos remedio, mejor dicho, si no pone remedio la Real Academia de la lengua, que incomprensiblemente, ya acepta vocablos como «sms» «email» etc. ¡expresiones que no son de nuestra lengua!!! ¿pero esto qué es?!! vivo rodeado de ingenieros, informáticos, en fin, gente con perfil , digamos «técnico», pero que parece que se les ha olvidado nuestra lengua, y ya sólo exista el inglés en su vocabulario. se despiden en un correo con un FYI (For Your Information), y yo, en cambio, cuando pongo algo en conocimiento de los demás, añado un QLS ( ¡QUE LO SEPAS! ) y entonces descanso un poco mejor.

  4. María Laura González

    Este artículo refleja exactamente mi sentir y mi pensar a este respecto. Yo me siento orgullosa de haber estudiado latín y griego, y me da muchísima pena que se hayan eliminado de nuestro curriculum educativo de una manera tan irrespetuosa. ¿A nadie se le ocurriría eliminar la Historia del plan de estudios de la ESO?¿Por qué se eliminan entonces el latín y el griego que son Historia de la Lengua?

  5. Víc

    Sgeun un etsduio de una uivenrsdiad ignlsea, no ipmotra el odren en el que las ltears etsan ersciats, la uicna csoa ipormtnate es que la pmrirea y la utlima ltera esten ecsritas en la psiocion cocrrtea. El rsteo peuden estar ttaolmntee mal y aun pordas lerelo sin pobrleams. Etso es pquore no lemeos cada ltera por si msima preo la paalbra es un tdoo.

    Sin lugar a dudas imagino que los profesores debeís ser fieles a vuestra obligación de velar por el correcto aprendizaje y uso del idioma, ya sea en su gramática, sintaxis u ortografía, mas esta obligación no debe arrastraros a posturas extremas de rechazo a todo cuanto tenga que ver con los SMS.

    Las nuevas tecnologías han creado unas nuevas normas de escritura, expresión y reglas básicas de la comunicación escrita, generando un nuevo lenguaje con una doble finalidad: comunicar más en menos tiempo y con el menor costo económico. Aunque sólo sea por eso, ya está justificado.

  6. Ramón Goya

    Gracias Jose Luis por este artículo coherente e inspirador. Soy un enamorado de las nuevas tecnologías por lo que éstas facilitan la vida a las personas, y en particular por lo que fomentan el contacto entre ellas; pero todo ello, no puede ser a costa de maltratar el lenguaje para una mayor comodidad de redacción; lo que hoy se hace por comodidad, mañana acabará siendo la forma natural de expresarse de unos jóvenes que no sabrán dónde termina la realidad y empieza la ficción. Me quedo con una de tus últimas frases…»el lenguaje es fuente de vida intelectual, moral y sentimental». Ojalá que así lo conservemos.

  7. DaniR

    Al igual que Ramón soy un enamorado de las nuevas tecnologías; estas, como decía Vic, están creado nuevas normas de escritura, expresión y reglas básicas de la comunicación escrita, y muy importante, independientemente de la edad (asociamos Sms a jóvenes, cuando no es así) y no sólo en ambientes informales, también y principalmente en profesionales, donde muchos de los usuarios tienen una alta formación académica.
    Creo que este no es el problema; el problema es la falta de inquietudes intelectuales, el escaso bagaje formativo, la falta de iniciativas, etc.
    ¿O acaso no es compatible el simplificar el lenguaje en un canal como el sms/e-mail con la lectura de un libro o con la redacción de un artículo? Desde mi punto de vista las nuevas tecnologías están sacando a flote nuestras carencias como sociedad, pero no son culpa suya 🙂

  8. Darío

    Yo discrepo en parte, ya que estoy completamente de acuerdo con la importancia de conservar la riqueza lingüística que hemos heredado de tantas culturas que nos precedieron. Pero esta nueva era tecnológica y global no es más que otra más de tantas. ¿Qué pensarían los celtíberos cuando llegaron los romanos?
    No podemos renunciar al legado latino, ni al andalusí, ni tampoco podemos renunciar a los anglicismos modernos. Ya son parte de nuestra cultura, y si no, hablemos de balonpié en vez de fútbol.
    En este mundo global, la simplicidad del lenguaje de un SMS es un arte. Conseguir decir con el mínimo de dígitaciones posible lo mismo. Conseguir enamorar, criticar, …comunicar, prescindiendo de las reglas formales del lenguaje escrito.
    No comprenderlo no justifica su negación o rechazo. La clave es educar para que se sepa emplear en el contexto y con el soporte edecuado. No se puede aceptar la respuesta a una pregunta de un examen como si fuese un SMS, ni tampoco son de recibo las tremendas faltas de ortografía a las que nos tiene acostumbrado nuestro alumnado, ¡incluso en la universidad!
    La clave está en saber cuándo emplear este arte de la palabra corta, de los símbolos… 😉

  9. Estoy profundamente de acuerdo con Darío: la selección inteligente de cada código es la clave. El «lenguaje de villanía» electrónica existe; yo lo uso, seguramente porque es necesario.
    Y al igual que no hablo como escribo, no escribo como «twiteo», «mensajeo» o «what’sapeo».
    Pero estoy de acuerdo con Jose Luis en que la fácil simplificación de la lengua es temible, y el manierismo o adopción de forma sin fondo nos puede hacer olvidar la palabra íntegra y compleja a la que nos quisimos referir lícitamente.
    La cantidad de tiempo que te ahorras escribiendo «xq» en vez de «porque» o «bss» cuando quieres decir «besos» quizá no compensa si tienes en cuenta la negligencia lingüistica que estás cometiendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *