FELIZ NAVIDAD

Feliz Navidad, tiempo de encuentro, época de amistad y de amor. Feliz Navidad, días de alegría contagiosa, de júbilo, de armonía y paz.

"Feliz Navidad". Obra de Nives Prat

“Feliz Navidad”. Obra de Nieves Prat

Feliz Navidad, pese a que los pueblos hacen guerras entre si, se oprimen unos a otros y se destruyen, causando dolor y lágrimas entre sus semejantes, produciendo hambre, miseria, ruina y muerte sin importarles a sus dirigentes la tragedia que conllevan con tal de mantenerse en el poder.

Feliz Navidad, en un momento, en que imperan los recortes constantes en la sanidad, en la enseñanza, en la rebaja del sueldo a los funcionarios, en los “eres” permanentes de las empresas para reducir la capacidad adquisitiva de los pobres y resignados trabajadores, sin fuerza y aliento para protestar y levantarse a causa de los rodillos y de las apisonadoras de las mayorías absolutas.

Feliz Navidad, a pesar de que suba el paro día a día, sean muchos más los ciudadanos que no tienen adonde ir ni que llevarse a la boca, aumentando sin cesar la miseria y las desigualdades sociales, no atreviéndose nadie  a protestar o a decir ¡basta ya!

Feliz Navidad con los recortes llegando hasta el portal de Belén, ¡fuera mula o burra!, ¡fuera vaca o buey! ¿Quién va a ofrecernos compañía? ¿Quién nos prestará  calor? ¿Qué haremos ahora con los villancicos que un día aprendimos y que cantábamos acompañados de zambomba y pandereta? ¿Qué sucederá con estas figuritas que adornaban nuestro Belén? Ya no podremos cantar aquello de “a Belén va una burra”, o “entre el buey y la mula Jesús ha nacido” y otros muchos más, que empezaremos a olvidar.

Feliz Navidad, en tiempos de permanentes y crueles desahucios, donde los ricos se apoderan y se hacen dueños de todo, sin preocuparles el daño de los que se quedan sin casa, de los que tienen que dormir en la calle o en albergues sociales, de los que desesperados se arrojan por la ventana, de los niños que lloran tiritando de frío porque se han quedado sin techo, sin gruta, sin cueva, porque no tienen ya un buey o una mula que les acompañe y cobije, dándoles calor y ternura.

Feliz Navidad, aunque con los tiempos que corren, con las doctrinas que nos aplican, con las normas que nos imponen, con las mentiras y falsas promesas que nos hacen y nos anuncian, llegue quizá el día, a lo mejor no tardando mucho al ritmo que vamos, en que nos quedemos sin portal de Belén: desaparezca María, no encontremos a José y hasta el mismo niño Jesús se haya marchado. Nos digan que no estuvo allí nunca, que todo eran figuraciones de nuestra mente.

Feliz Navidad, pese a que nos hablen todos los días de miles de millones de euros. Dinero que entregará la Unión Europea para sanear nuestros bancos, para llenar las arcas y los bolsillos de los que más tienen, para que puedan cobrar sus sueldos millonarios,  mientras la mayoría no llega a “mileuristas”. Dinero que habrá que devolver y que será pagado, como siempre, por los que menos tienen.

Feliz Navidad ahora que se descubre como los ricos guardan sus dineros en “paraísos fiscales”, cómo, presuntamente, se apropian de lo que no es suyo, cómo, descubiertos y juzgados no devuelven lo robado, cómo, brotan por doquier casos de corrupción uno detrás de otro, casos que son archivados o guardados en los cajones, hasta que prescriben los delitos de los que se les acusa.

Feliz Navidad igualmente para los pensionistas, quienes se han sentido una vez más estafados, defraudados tras largos meses de promesas de revalorización, teniendo en cuenta el “IPC” de Noviembre; pero que, llegado el momento, dado que no existen elecciones a la vista, chocan con la cruda realidad que se veía venir. Aquellos que con voz de circunstancias en la pequeña pantalla, con el semblante serio y mudado no por la vergüenza de quienes han estado engañando con falsas promesas, afirman ahora, que para el próximo año las subirán uno o dos puntos. ¿Habrá próximo año? ¿Cumplirán las promesas que ahora formulan? ¿Tendremos unas nuevas elecciones a la vista? ¿Volverán a defraudar y a engañar? Con la misma cara con la que anunciaban que no las revalorizaban,  pese a haber reclamado en otras ocasiones tantas veces el Pacto de Toledo, manifiestan, mintiendo una vez más, al proclamar que este  año las subieron ya un punto, pero se olvidan de completar la frase. ¿Acaso no recuerdan que aumentaron inmediatamente el “IRPF” dos y hasta tres puntos? ¿Acaso han olvidado que incrementaron el “IVA”, los impuestos y no sé cuantas cosas más, bajando el valor adquisitivo mucho más de lo aumentado?

Feliz Navidad, aunque nuestros jóvenes estén sin trabajo, se vean obligados a emigrar a otras tierras y países en busca del pan de cada día.

Feliz Navidad, aunque nuestros talentos se pierdan frustrados, porque carecen de medios para seguir investigando, porque no hay dinero para la ciencia, porque imperan los recortes. ¿Acaso no encuentran otro sitio de donde recortar? ¡Que pregunten a los ciudadanos, al pueblo sencillo! Verás, entonces, como ellos si lo saben.

Feliz Navidad. Me pregunto yo: ¿Por qué no quitamos del Belén a los Reyes Magos?  La ilusión y la alegría ¿de quién? ¿Para qué nos sirven sus dones: oro, incienso y mirra? Nosotros sólo queremos pan, trabajo, vivienda digna. ¿No será más feliz un niño, si tiene a su lado a sus padres, un techo donde protegerse, algo que llevarse a la boca antes que un simple juguete?

Feliz Navidad para que los que mandan, se sienten a dialogar, se esfuercen por entenderse, alcancen  acuerdos positivos para el pueblo y la buena gente, se afanen por buscar soluciones que alivien el dolor, el sufrimiento, las miserias de los pueblos por encima de las ideas y los planteamientos políticos, lleguen a la armonía entre ellos.

Feliz Navidad, a pesar de que los pastores del Belén se encuentren avergonzados, porque ya no pueden ir a adorar al niño en el portal a ofrecerle sus regalos. ¿Cómo van a presentarse con las manos vacías? ¿Cómo van a ir sin tener nada que donar? Ya no tienen mantas para arropar al niño con tantísimo frío. No tienen pan que llevar a su madre para que le siga amamantando. No tienen leche, pues han recortado sus rebaños y su producción. No tienen queso, ya que con lo poco que les queda, apenas les llega para pagar los impuestos y tributos que les imponen. No tienen ya ilusión, han perdido la alegría y sus ganas de cantar.

Feliz Navidad para tanta y tanta gente buena que nos rodea, que es muchísima.

Feliz Navidad a toda esa gente generosa, que se quitan de su boca lo poco que poseen para dárselo a los que no tienen nada, a los desheredados de la fortuna. Feliz Navidad a los que se desviven por los demás, a los que colaboran, a los que recogen alimentos, a los que son dichosos  y se conforman con lo que la suerte les depara. Feliz Navidad a los que aman y son amados, a los que se sacrifican y se entregan a los demás. Feliz Navidad a todos los que sufren sin nadie que les consuele. Feliz Navidad.

¿Qué vamos a hacer con el portal de Belén? ¿Cómo vamos a vivir así la Navidad? ¿Qué será de todos nosotros con lo que está cayendo? ¡Seremos capaces de soportarlo en paz y armonía! … A pesar de todo, con ilusión y esperanza gritemos:

¡FELIZ NAVIDAD! ¡FELIZ NAVIDAD PARA TODOS!    

Leave a Comment

Filed under Sobre mi Ciudad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *