UN POCO DE RESPETO Y CONSIDERACIÓN.

Indignación y vergüenza sentí estas Navidades, al contemplar el conjunto escultórico sobre el Astrolabio, situado en la plaza de los Santos Niños, convertido de la noche a la mañana en una cuadra para unos simpáticos burros. Seguro que algunos de vosotros también lo presenciasteis.

Fruto de este espectáculo escribí este artículo que publicó el Diario de Alcalá la semana del 10 de Enero: Un poco de respeto y consideración

1 Comment

Filed under Sobre mi Ciudad

One Response to UN POCO DE RESPETO Y CONSIDERACIÓN.

  1. Buenas noches José Luis. Hoy me he decidido a escribir aunque suponga un desvió de mis menesteres actuales que son precisamente escribir sobre escultura y de paso sobre otros asuntos a los que me va llevando esta de forma tangencial. La verdad es que tengo premura ya por acabar con estos papeles para dedicarme a lo que mejor se hacer. Pero ante todo una persona tiene que tener sentido del honor y por eso como artista plástico agradezco tu defensa de la escultura. Es triste pero nos encontramos en un país cada vez mas casposo donde todo vale, donde el trabajo, la investigación y el esfuerzo intelectual cada vez se valoran menos. Por eso no es extraño que se pueda tratar con ese desprecio una escultura. Cualquier día en este zoco nos venden “Las Meninas” y aquí no ha pasado nada. Se tapa el agujero con un poco de masilla y todo arreglado que para eso estamos en España.

    Me entristecen mucho este tipo de situaciones, pero si te sirve de consuelo este tipo de barbarie no es exclusiva de nuestra ciudad. Hace unas semanas estuve en Burgos (que hasta hace pocos años era en estos asuntos una ciudad ejemplar) para estudiar la contextualización de una obra mía en esta ciudad y me encontré ante una escultura de Alberto Bañuelos, que sufría una situación parecida (en este caso el tío-vivo era mecánico), al mismo tiempo que había aflorado una extensa tribu de personajes castizos de bronce sin ningún tipo de interés cultural. Tengo también amigos burgaleses que se lamentan como nosotros por su ciudad.

    El otro día a las 7,45 horas de la mañana con una preciosa luz que se filtraba a través de la bruma vi como las cuatro esculturas de Manuel Pereira (una incluso decapitada) lloraban desde la fachada de la Iglesia de la Compañía de Jesús. Muchas gracias de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *