Daily Archives: 17 octubre 2013

HA LLEGADO EL MOMENTO DE ACTUAR. ES TU OPORTUNIDAD

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo” decía Eistein no exento de razón y justificando cada una de sus palabras, pues la monotonía, la falta de iniciativa, la rutina constante y pesada, la carencia de imaginación y de poder, el hecho de no querer y no esforzarse para que algo, al menos, sea diferente y produzca movimiento es el mayor de los defectos, la más grande inanición, la ruina del ser personal responsable.

Obra de Nieves Prat

Enredos. Obra de Nieves Prat

“La creatividad, añadía el mismo autor, nace de la angustia como el día de la noche oscura”. Es, por consiguiente, en los estados de crisis, en los momentos de dificultad, en los tiempos más negros y desesperantes, cuando nace la iniciativa, cuando surgen las ideas, cuando aparecen los grandes descubrimientos, cuando el ser humano agudiza el ingenio, cuando alumbran y aparecen las mejores y más grandes estrategias, cuando aún los seres más ineptos, los más absurdos y aburridos, los desganados y apáticos, los abandonados a su suerte y hundidos en el profundo pozo de la ansiedad, la angustia y desesperanza, los carentes de fuerza y energía sacan la cabeza, levantan con orgullo la mirada, miran con seriedad el horizonte, se superan a sí mismos y se lanzan a la aventura, porque no olvidemos que la crisis es la dueña y señora de todos los incompetentes y se produce por el dominio de los mediocres, por la abundancia aplastante de los que son incapaces de pensar, de tomar una iniciativa, de pronunciar con formalidad y firmeza un sí quiero, un sí puedo.

Porque en los momentos de oscura negrura, cuando la mente y el espíritu se encuentran abrumados, cerrados y obnubilados a la luz, cuando las densas tinieblas nos abruman no dejando percibir lo que hay al otro lado; entonces, en ese preciso instante de desafío constante y continuo, cuando la existencia se convierte en una pura rutina, en un sin sentido permanente, en una agonía que atenaza la garganta y ahoga toda iniciativa, es cuando debe aflorar lo mejor del ser humano, es la hora, ha llegado el momento de, cuál intrépido saltador, tomar el impulso adecuado para poder salir adelante, para poder lanzarse al vacío, para superar la bruma que te oprime y comenzar a crecer.

Si no somos capaces de empujarnos con fuerza, caeremos en la triste tragicomedia de un vivir superficial, demostraremos nuestra gran ineficacia, nuestra falta de alegría, ilusión y orgullo para poder levantarnos, para poder superar las más intensas y terribles tempestades y los mares más  calmados, donde la falta de viento hace que las velas no se inflamen y nos priva de la energía necesaria para continuar, para enfrentarnos a la necedad y para no ir a parar al mundo de la desesperanza, de los incompetentes que nos abruman, nos atan y nos impiden lanzarnos hacia delante en un salto valiente y decidido de superación del propio ser. Por todo lo anteriormente expresado, los estados en crisis, los estados hundidos y decadentes se convierten en una amenaza perpetua para aquellos que no son capaces de aprovechar ese momento, esa oportunidad, esa situación para dar el brinco desde un inmenso trampolín que se cimbrea y nos permite tomar altura para visualizar el espectáculo de lo decadente, del mundo conformista ante la nada y la falta de dinamismo.

No existe nada, absolutamente nada, fuera de nosotros mismos que nos ponga barreras, que sea un freno que nos impida llegar a donde queremos, que nos sirva de frontera para ser lo que en verdad pretendemos ser, ya que nosotros, sólo nosotros somos los auténticos artífices de nuestra propia existencia, de nuestro único destino, de nuestra vivencia personal de un ser que se encuentra dispuesto y preparado para luchar y combatir por conseguirlo.

Parafraseando a nuestro ilustre conciudadano Cervantes: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciados dones que a los hombres dieran los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra y el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y se debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”. En otro pasaje añadía reafirmando este sentido individual y personal este poder y querer ser: “Porque me parece duro caso hacer esclavos a los que Dios y naturaleza hizo libres”.

He aquí, la esencia y profundidad de este pensamiento que Ortega y Gasset resume de una forma clara y meridiana en sus Meditaciones sobre el Quijote: “Ser héroe consiste en ser uno mismo. Cuando el héroe quiere, este querer él ser el mismo se llama heroicidad”.

Por desgracia para nosotros es, que nos pasamos la mayor parte de nuestra vida haciendo lo que los demás, lo que los grupos de presión y dominio, lo que los mediocres esperan de nosotros, desean que realicemos y nos comportemos así, no lo que en el fondo, lo que de verdad sentimos que queremos, podemos y debemos de hacer, porque de esta manera nos hacemos más borregos, más acomodaticios, más manejables, nos convertimos en unos seres conformistas, adaptados y aceptando lo que la sociedad o el grupo quiere de nosotros.

Si queremos ciertamente y, en verdad, ser felices, ser nosotros mismos, realizarnos en profundidad con firmes y consistentes cimientos, no nos queda otra opción que recurrir a la voluntad de poder, al sí quiero, que demos prioridad a nuestra auto motivación y entusiasmo interior, que con la comprensión y tolerancia superemos nuestra frustración, nuestra angustia, nuestro estado de crisis perpetua, que nos situemos en un estado potenciador.

Finalizaré con el pensamiento de Cervantes, quien nos ha guiado en esta disquisición: “Sábete, Sancho, que no es un hombre más que otro. Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas; porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien está ya cerca”.

Tampoco quedan ajenas en esta época aquellas otras palabras de nuestro amigo: “Desnudo nací, desnudo me hallo… sin blanca entré en este gobierno y sin ella salgo, bien al revés de cómo suelen salir los gobernadores de otras ínsulas”.

No nos vendrían mal aquel pensamiento de Einstein: “Porque sin crisis no hay impulso para crecer… La crisis es a la vez una amenaza y una oportunidad…”

4 Comments

Filed under Autor