REALIDAD Y BELLEZA EN “LA VIDA EN UN INSTANTE”

Estoy convencido, que una lectura poco profunda de esta novela, produce en el lector una idea de pasteleo total y de merengue con personajes planos. Eso que vulgarmente se llamó en otro tiempo una novela rosa o una novela romántica. A mí, personalmente, así me lo pareció en un principio, una vez que la dejé por concluida.

Es por ello, que invito a todo lector a que se acerque con seriedad, que la analice en profundidad y con rigor, que observe como la categoría de belleza y equilibrio impregna todas y cada una de las páginas con una enorme realidad, con una realidad mágica y atrayente; al menos, así me lo pareció en una lectura más reposada y serena.

"La Vida en un instante". Obra de Nieves Prat

“La Vida en un instante”. Portada de Nieves Prat

Entiendo el término categoría en su concepto filosófico: como aquello que designa las propiedades y relaciones más generales de los fenómenos de la realidad y del conocimiento que tenemos de ella. Kant, sin duda, uno de los grandes estudiosos de este tema, la nominó como: conceptos a priori del entendimiento humano, según los cuales este último concibe necesariamente los objetos de la experiencia.

Los grandes pensadores han intentado de múltiples maneras definir el concepto de belleza: Platón decía que la belleza existía en el mundo de la inteligencia mucho más real y perfecto de éste en el que habitamos… como la belleza sensible es una imitación de la belleza inteligible; Plotino identificaba belleza con verdad; la Escolástica con Sto Tomás al frente afirmaba como la belleza es un valor objetivo, es el atributo real de los seres; por último, filósofos como Kant hablaban de la transformación de lo ideal en real. Así podríamos concluir como la belleza es una cualidad que tienen los seres, que produce un deleite espiritual, un sentimiento de admiración, una cierta atracción.

El concepto de belleza ha estado tradicionalmente vinculado a la categoría de orden. Así, se consideraba bello: todo lo que era integro, proporcionado y claro. Quizá, esta última cualidad, la claridad, la luminosidad, tan presente en toda la novela, sea la nota más brillante y destacada de la belleza; de aquí, que los clásicos la definieran como “el esplendor del orden”.

La novela junto a la categoría de belleza rezuma realidad y es fuente viva de realidad, tanto en el espacio externo como en el ámbito interno, una realidad profunda, situada por encima de todas nuestras comprensiones sensoriales.

Es expresividad y lo expresivo es bello y es real, porque nos revela un mundo profundo, una emoción. La belleza así considerada se nos convierte en la plenitud de la vida ahí plasmada, tal cual la ven y la viven en profundidad los protagonistas.

Cuando una verdadera realidad nos pone en relación viva de presencia con algo que es capaz de trascender el mundo empírico, el mundo de los sentidos, entonces, se produce un ámbito de diálogo, y es, en ese preciso instante, cuando surge el fenómeno de la belleza en todo su esplendor. Por ello, la belleza, la expresividad y la profundidad aparecen estrechamente ligados;  creo que estas notas las tenemos presentes en los acontecimiento que en la novela se desarrollan.

Así, los protagonistas Juan y Marta, Marta y Juan se nos muestran como personajes reales, que viven una vida real, en un espacio real con sus inquietudes, sus zozobras, sus traiciones, sus caídas, sus riesgos y peligros, sus dudas e incertidumbres del mundo que les ha tocado vivir y que a veces les es hostil; pero que son capaces de superarlas para entregarse a la hermosura del amor, la belleza del mundo que les rodea y la luminosidad de sus vidas, gozando de todo aquello que les ofrece con alegría. Ellos irradian sus propias vivencias al mundo en el que viven y en el que se encuentran inmersos, haciéndoles partícipes de sus sentimientos, proyectándose a todo su entorno: hijos, amigos, proyectos, a pesar de que en ese mundo, en ese entorno exista maldad, engaño y seres miserables de los que intentan apartarse.

 

 

Leave a Comment

Filed under Novelas, Sobre Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *