FIESTAS Y TRADICIONES II

En esta ocasión, pretendo hablaros sobre “El ajedrez viviente de Jávea”. La Comisión de Fiestas de “Mare de Déu de Loreto” organiza desde el año 1996, con motivo del I Centenario de las fiestas patronales de Aduanas del Mar, el ajedrez viviente teatralizado, declarado “Fiesta de Interés Turístico Nacional” en el año 2002, dadas sus peculiaridades, sus características, su acción dramatizada y musical, además de su continuidad en el tiempo, siempre el último sábado del mes de Julio de cada año, como arranque de las “Fiestas de Mare de Déu de Loreto”. Se trata de la representación de una obra de teatro que sirve de base a la partida de ajedrez. Esta interpretación corre a cargo de un grupo de escolares entre 6 y 14 años de todos los centros de la localidad. Las partidas que se van desarrollando son reales, han sido disputadas por algún gran maestro en la historia de este juego a nivel mundial. Este año en concreto se ha disputado la partida de Jacob Mure y Antoine Lobstein, celebrada en Paris en el año 1988.

La representación de la partida se lleva a cabo a través de un narrador que suele ser un personaje importante del ámbito nacional, una persona que sobresale en cualquier actividad del arte, la cultura o el deporte, que de alguna manera está ligada con Jávea como en alguna representación fueron: Matías Prat, David Ferrer o Pedro Duque entre otros; además de dos jugadores: un profesional que suele ser un invitado de honor y el campeón escolar del año en curso.

Sobre un tablero gigante da comienzo la partida. Los jóvenes actores se mueven por él como piezas de ajedrez dando forma y desarrollo a la acción teatral. Este año ha sido representado “El Mito de la caverna” una visión actual.

¿Quién no ha oído nombrar o hablar nunca de “El Mito de la caverna” del gran sabio y filósofo griego Platón, que aparece en su libro de “La República”, en la que uno de los padres de la Filosofía occidental nos explica la importancia y la distinción entre lo aparente, “el mundo de las ideas” y lo real; todo, a través de unos prisioneros encerrados en una cueva donde sólo pueden contemplar las sombras que proyecta la luz de una hoguera sobre un muro al que miran fijamente y únicamente, hasta que uno de los prisioneros logra escapar y descubre el mundo real?

¿Seguro que todos habéis escuchado muchas veces “La teoría de la reminiscencia de las ideas”? ¿Seguro que en más de una ocasión habéis tenido que profundizar en la misma? No. En esta ocasión no toca hablar de Filosofía, ni dar una lección magistral o exponer una idea. No vamos ahora a comentar las teorías de Platón. Ése no es el tema.

Pues bien, éste ha sido el cuento narrado este año. Un cuento metafórico y profundo, lleno de intensidad y carga expresiva, de calidad y de enorme importancia en el momento en el que nos encontramos y que sirvió de base al desarrollo de la teoría de las ideas, al mundo ideal.

El ajedrez viviente en sí no es algo novedoso, aunque si la forma de ejecutarlo, por ello su “Interés Turístico Nacional”.

Esta forma de juego es muy antigua. Con vuestro permiso os la describo brevemente: al parecer, según he podido investigar, la primera partida de la que tenemos noticias arranca en el año 1408, en la Granada musulmana; sin embargo, el juego más famoso y significativo del mundo se celebró en Maróstica, ciudad amurallada muy cercana a Venecia en el año 1454, pocos años después que el de Granada, pero con mayor repercusión.

La historia de este juego, según cuentan las crónicas de entonces, tiene su origen en una disputa amorosa: Rinaldo DÀngarano y Vieri de Vallenara se enamoran a la vez de una hermosa joven, la bella Leonor, hija del señor del castillo. Los pretendientes se desafían en un duelo a muerte. El señor del castillo informado del suceso propuso a los contendientes que jugaran una partida de ajedrez y el vencedor se casaría con la bella Leonor. No nos importa quién resultó vencedor, pero desde ese momento el ajedrez viviente se conmemora, pero cada dos años en el mismo lugar y con el mismo motivo.

Las crónicas de nuestro país, nos hablan de una partida de ajedrez en el Escorial. Don Juan de Austria para celebrar la victoria de Lepanto la organiza, cuentan como habilitó un gran salón con losetas de mármol blancas y negras para su ejecución.

Sin embargo, una de las más afamadas partidas se celebró en Praga, año 1895, donde se representó en una bella partida de ajedrez la derrota del rey húngaro a manos del rey de Bohemia.

Tenemos igualmente noticias, que en la plaza mayor de Salamanca, se hizo una importante representación de una partida de ajedrez, ignoro el éxito alcanzado, el motivo y la temática.

Así, llegamos al año 1996, donde la Comisión de Fiestas de “Mare de Déu de Loreto” organizó la primera de las partidas del ajedrez viviente de Jávea, y de esta manera se sigue representando, año tras año, en el último sábado del mes de Julio.

Esta partida es una mezcla de elementos de teatro clásico, de movimiento de los personajes en su representación dentro del tablero gigante, de juego de ajedrez y música, dando lugar a una modalidad teatral que podríamos denominar como “ajedrez viviente teatralizado”.

Su consolidación año tras año y su éxito continuado se debe sin duda a que cuenta con un argumento perfectamente tramado que se renueva en cada representación, una escenografía diferente cada año, que le hace atractivo, junto con las diferentes personalidades que son convocadas para formar parte de la parte narrativa.

Por todo lo expuesto y concluyo, creo que merece la pena hacer una pequeña escapada a esta bonita localidad de Jávea y disfrutar con la celebración de su “ajedrez viviente”, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, junto a un tonificante baño en las cristalinas y trasparentes aguas de su bahía.

Leave a Comment

Filed under Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *