2017: V CENTENARIO DE LA MUERTE DE CISNEROS

¡Feliz año 2017! ¡Feliz año dedicado a Cisneros! ¡Qué logremos hacer realidad y ver cumplidos todos nuestros deseos y anhelos! ¡Qué mejor manera de comenzar el año que acordándose y dedicándoselo al hombre que se esforzó como nadie en hacer grande y prestigiosa a nuestra ciudad!

Uno de los argumentos de la Declaración de Alcalá de Henares como ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO fue, sin duda, el reconocimiento de “ciudad de las letras y las ciencias”, cuyo esplendor lo protagoniza fundamentalmente la Universidad de Alcalá, “la Universidad de Cisneros”.

Retrato del Cardenal Cisneros

¿Quién es entonces el gran hacedor, el gran transformador, el gran creador de la primera universidad de la Edad Moderna? Todos conocemos muy bien su nombre, aunque no haya sido honrado como se merece: Francisco Ximénez de Cisneros.

Él, en verdad, según comentan todos sus biógrafos, es el autor de la modernidad de nuestra ciudad; él, el que organizó la vida municipal, la reconstrucción urbanística con nuevas casas, colegios mayores y menores, conventos religiosos y, de un modo muy singular, con la creación de un nuevo tipo de universidad inspirado en los modelos humanistas cristianos a la que configuró jurídica y económicamente, convirtiendo a la ciudad de Alcalá de Henares en el auténtico proyecto de su vida, en un proyecto pleno de creatividad. La labor de Cisneros por Alcalá va desde el otorgamiento del “Fuero nuevo” a la reforma urbana, pasando por ser el gran impulsor de la Biblia Políglota.

Dos hechos son dignos de mención según sus biógrafos: uno, que Alcalá se convirtiera en “la casa del libro” con la mayor biblioteca escolar, con fondos bíblicos y árabes y, sobre todo, dotándola de la mejor y más importante empresa editorial capaz de editar una obra tan esplendorosa y magnífica como la ya mencionada Biblia Políglota; otro, con la creación del colegio “Trilingüe”, una especie de laboratorio filológico a base de códices bíblicos españoles y extranjeros.

¿Quién fue realmente Francisco  Ximénez de Cisneros nos preguntamos a continuación? Ésta es una muy buena pregunta, una pregunta que se han formulado cuantos han intentado profundizar en su biografía, en cada uno de los hechos que fueron marcando su vida y de los que la historia ha dejado constancia, pero que no siempre han sido bien interpretados por sus biógrafos o comentaristas. Yo personalmente me conformaría con darle el título, con nombrarle el mejor “alcalde” que nunca tuvo nuestra ciudad.

Pero es que Cisneros fue cardenal y regente, un mecenas cultural, un genio militar, un político del Renacimiento, un reformador, un hombre humilde, humanista y gran estadista, un religioso con gran fama de santidad y, ante todo, un amante de Alcalá de Henares a la que convirtió en  su auténtico proyecto de vida.

Con esas breves palabras me conformo en resumir su vida, añadiendo que Cisneros muere en la villa burgalesa de Roa, el 8 de Noviembre de 1517, cuando se dirigía con sus ya menguadas fuerzas a Mojados para entrevistarse y entregar su regencia al joven flamenco, Carlos.

Con este epitafio le ennoblece y canta Nicolás de Paz, noble mallorquín, en el sepulcro que se erigió en la Capilla de San Ildefonso de Alcalá de Henares, donde el quiso descansar para siempre y que por desgracia ahora no se encuentra allí:

“Aquí Ximénez en descanso yaze,

Que fue gloria de la Hispana gente,

Y será su virtud correspondiente,

La fama eterna, pues de ella naze…”

Recogido de la obra “Cisneros, el cardenal de España” de José García Oro, uno de sus mejores biógrafos.

Arsenio Lope en su libro “Otras historias de Alcalá” dice refiriéndose a este mismo sepulcro que podemos admirar: “y el sepulcro de la Capilla de San Ildefonso sigue vacío. Hora es ya de que nuestro Obispo permita el traslado de las cenizas de Cisneros a donde él quiso ser enterrado y de que la verja vuelva a Alcalá desde el Museo Arqueológico Nacional de Madrid para seguir protegiendo el sepulcro”.

¡Qué mejor momento! ¡Qué gran ocasión, que esto se vea cumplido en el año en el que celebramos el V Centenario de su muerte! Creo que Alcalá y todas sus instituciones deben ser un clamor para que este doble deseo se convierta en una realidad.

Y para que el año sea completo y Cisneros tenga el gran homenaje que bien se merece una petición más: ¿Por qué no se hacen las gestiones correspondientes para que sean restituidos a la Universidad de Alcalá, por parte de la Universidad complutense de Madrid,  toda la documentación de la causa de su santificación y alguien desde el ámbito religioso o civil retomase dicha causa durante tanto tiempo paralizada?

¿Acaso no sería éste el año ideal, cuando celebramos el V Centenario de su muerte, para que todas nuestras autoridades: municipales, universitarias y religiosas iniciaran todas estas acciones?

Aquí dejo mi deseo, mi anhelo y mi ilusión, aquí queda mi ruego, que trasmito a todos, en espera de que alguien con autoridad o el mismo pueblo con su clamor haga algo valioso por quien fue “nuestro mejor alcalde”, máximo mecenas y por quien tanto se esforzó por nuestra ciudad. ¿Acaso no se merece esto Francisco Ximénez de Cisneros? Quien fue: Confesor de los Reyes Católicos, Arzobispo de Toledo, Canciller Mayor de Castilla, Inquisidor General, Capitán General de África, Gobernador de los Reinos de España, Fundador de el Colegio Mayor de San Ildefonso y de la Universidad de Alcalá de Henares.

¡Alcalaínos! Movilicémonos por Cisneros, hagamos de nuestras voces un clamor, luchemos por nuestra ciudad, ¡Por Alcalá y por Cisneros su gran hacedor y nuestro estandarte!

Creo que éste es el año, 2017. El año en que debemos esforzarnos todos desde ya, desde sus comienzos, en consagrarlo a la figura ejemplar de Cisneros. No lo dejemos para el día 8 de noviembre, día de su muerte. Hagamos que cada día del año sea un homenaje a su figura, un elevarle al pedestal que realmente se merece y donde queremos verle todos los alcalaínos ya.

 

1 Comment

Filed under Autor

One Response to 2017: V CENTENARIO DE LA MUERTE DE CISNEROS

  1. Emilio Pacios Bisbal

    MUY oportuno tu artículo llamando a rebato al pueblo de Alcalá, al que siente esta ciudad como suya, para que la figura del Cardenal no quede como una sombra más en el calendario de efemérides y celebraciones locales, como tristemente parece ser el destino quienes, desde sus posibilidades, hicieron y hacen por esta ciudad. Me pregunto si eso de “honrar padre y madre” no incluirá a quienes nos hacen el bien; yo me contesto que sí, pero debe haber mucha más gente que yo que, a lo peor, ni han oído hablar de ese mandamiento. Un abrazo, José Luis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *