CONVIVENCIA

A propósito de pasar unos días con mi familia en una casa rural de Hiendelaencina, unos días de actividades conjuntas, de vivir con intensidad todos unidos cada uno de los instantes del día, se me ocurrió hacer una pequeña reflexión sobre el significado de la palabra convivencia, palabra de profunda significación y, a veces, muy manoseada e incluso poco reconocida y valorada.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española nos la define como “la acción de convivir”, y esta última palabra como “vivir en compañía de otro u otros, cohabitar”.

Obra de Nieves Prat

Así podríamos ir reseñando una definición detrás de otra como: “compartir con otra persona diferente a ti algo”; “coexistir con carácter pacífico, sereno y en armonía alejándose de las disputas, de las discusiones o riñas”; “practicar el valor de la tolerancia sobresaliendo la sociabilidad propia del ser humano con respeto y solidaridad” y una larga enumeración de elementos o caracteres importantes que la palabra en sí conlleva.

Ciertamente, un individuo, una persona no puede vivir absolutamente aislado del resto, pues la interacción con otros es imprescindible para el bienestar y la salud física y mental. La convivencia, por tanto, es necesaria, ya que el ser humano es total y plenamente un ser sociable; por eso, la coexistencia pacífica y armónica de grupos humanos, que comparten un mismo espacio vital, debe contar con valores importantes para esta convivencia armoniosa como: el respeto y la solidaridad, añadiendo a éstos la fidelidad necesaria.

Siempre que hablamos de coexistencia nos estamos refiriendo a una existencia simultánea que requiere la aceptación de la existencia del otro u otros. El ser humano no puede existir en solitario, sino que coexiste en sociedad junto con otras personas en una posición donde se muestra el valor de la interacción y de la experiencia.

La coexistencia refleja el valor de la relación entre los seres, muestra el equilibrio del bien común a través de la existencia armónica.

La coexistencia implica el valor de la alteridad; pues, una persona existe en sí misma, pero coexiste junto con otros, es decir, integra el plano de la relación con los demás y con el medio en el que se desarrolla y convive. Por ello, coexistir es convivir, ya que la convivencia social refleja el dinamismo de las relaciones personales; sin embargo, eso no lleva consigo, no significa que no puedan existir conflictos y diferencias de criterios. La coexistencia, por tanto, debemos entenderla como un aprendizaje de convivencia.

No podemos olvidarnos ni dejar de hablar de otro criterio interesante a contemplar en la convivencia, se trata de la tolerancia ya mencionada.

La tolerancia es la actitud de las personas que respetan las opiniones, ideas o actitudes de los demás, aunque no coincidan con las suyas. Así, podríamos definir la tolerancia como: “la aceptación de la diversidad, la capacidad de escuchar y aceptar al otro con respeto y consideración hacia la diferencia”, “una disposición de admitir una manera de ser y de actuar distinta a la de uno mismo”, “una aceptación del legítimo pluralismo”. Alguien se ha atrevido a ir mucho más allá y definirla, también, como “el arte de ser feliz en compañía de otra persona”, pudiendo añadir, igualmente, que es el valor moral que mejor implica el respeto al otro y, a la vez, el reconocimiento de las diferencias.

Las habilidades sociales no son ajenas a este acto de convivencia sino que se entrenan, se perfeccionan, se practican junto con la amabilidad, la empatía, la generosidad y la solidaridad que conlleva la colaboración; ese sentimiento que surge de nuestro ser para ayudar a los demás sin la intención de recibir nada a cambio y, junto a esto, otros valores humanos que se ven reflejados allí como la amistad, el compañerismo, la lealtad, el sentimiento profundo de unidad.

Así, podríamos seguir reseñando término tras término, cualidades tras cualidades, valores tras valores que nos conducen a entender mejor, a comprender y poder ejercitar el acto que llamamos y conocemos como CONVIVENCIA, el objeto de esta mi reflexión.

Creo decir, en verdad, sin miedo a equivocarme, que en Hiendelaencina hemos gozado de la oportunidad de convivir, de la tolerancia debida, del respeto legítimo, de la armonía adecuada, del buen sabor de boca que queda al final aunque las condiciones climáticas no fueran las deseadas.

Por hoy creo que es suficiente.

 

1 Comment

Filed under Autor, Sobre Literatura

One Response to CONVIVENCIA

  1. Emilio Pacios Bisbal

    Hola, José Luis:
    Quizá la prueba del nueve en cuanto se refiere a que el ser humano está hecho para vivir en compañía sea la serie de relatos, tanto literarios como cinematográficos, que ponen al hombre frente a la soledad forzada por cualquier tipo de accidente que imagine el autor de la historia, para venir a resolver la situación buscando un “compañero de soledades” que, unas veces es una especie de ciudadano en bruto al que pulir – llámese Viernes o Federico – y otras la carcasa de un balón de fútbol. Válvula de escape para un dilema que se le presenta al autor de la historia: o rescata al sujeto antes de que pierda la razón y crea un superhombre. Como los superhombres sólo medran en los tebeos y en las películas – que viene a ser tan inteligente lo uno como lo otro – la cruda realidad es que , como débiles seres humanos que somos, necesitamos de compañía, y ser buena, mejor. Porque si no, tendremos que seguir el consejo del viejo refrán: “Más vale solo que mal acompañado”. Pero, para eso, hay que tener algo de espíritu ascético y, a estas alturas de nuestras vidas y de la sociedad en que nos agitamos, hay muy pocos que emprendan el camino de la Tebaida; los espíritus, me temo, van más a ras de suelo.
    Un fuerte abrazo, José Luis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *