Monthly Archives: septiembre 2017

NO ES POETA QUIEN NO SABE FINGIR

En la parte de su libro de Historia dedicado a Egipto, el Segundo de los nueve que configuran su historia, nos cuenta Heródoto la causa que llevó a los griegos a destruir Troya, narrada por los propios sacerdotes del templo de Venus la Huéspeda, templo ubicado en la ciudad de Menfis, siendo rey Proteo.

Así dice se la contaron a él respecto a Helena, hija de Tíndaro, asegurándole que ésta estuvo todo este tiempo en el palacio del rey Proteo y no en Ilión como nos cuenta Homero.

Obra de Nieves Prat

Veamos como nos lo narra Heródoto: “…al volver Alejandro a su patria en compañía de Helena, a la que había raptado en Esparta, unos vientos contrarios lo arrojaron desde el mar Egeo al Egipto, en cuyas costas, no mitigándose la tempestad, se vio obligado a tomar tierra y a partir hacia los Tariqueos, situados en la boca del Nilo. Había en aquella playa un templo dedicado a Hércules, lugar de asilo para cualquier esclavo que se refugiara en él. Informados los esclavos de este privilegio, se acogieron a aquel sagrado templo con el ánimo de dañar a su señor, acusándole del rapto de Helena y el atentado contra Menelao.

Enterado el rey Proteo de que había llegado a sus tierras un extranjero, príncipe de la familia real de Teucro, que había cometido en Grecia una impía y temeraria violencia, habiendo seducido furtivamente  a la esposa de su mismo huésped, trayendo con él numerosos tesoros, respondió de esta manera:

“…sea quien sea, que tal maldad contra su mismo huésped ha cometido, prendedlo y traedlo a mi presencia”.

Proteo preguntó a Alejandro quién era, de dónde venía; el interrogado declaró su nombre, el de su familia y su patria. Proteo le interrogó quién era Helena, y aquí es donde intervinieron los esclavos, quienes cuentan la fechoría llevada a cabo por Alejandro.

Proteo, haciendo caso de las declaraciones de los esclavos, lo declara como el hombre más vil y malvado, pues regalado como huésped, se convirtió en adúltero de la esposa de su amigo, violando su tálamo y huyendo con ella y con sus tesoros.

Entonces Proteo se queda como depositario de Helena y los tesoros hasta que él, informado, quiera recobrarlos, expulsando de sus tierras a Alejandro”.

Así dice Heródoto que se lo contaron los sacerdotes del templo de Venus la Huéspeda: “la llegada de Helena a la corte de Proteo”.

Heródoto confiesa que Homero estaba enterado de esta historia, pero que esta narración no era tan grandiosa, tan dramática y tan emotiva para la belleza y majestad de su epopeya como la fábula que le sirvió, aunque reconoce que bien que la conocía.

Sin embargo, el poeta Homero, nos presenta a Alejandro en la Iliada perdido el rumbo y llevando a Helena de un país a otro.

De esto da cuenta Homero en la Aristía de Diomedes con los siguientes versos: “…había allí mantos bordados, dignos de maravilla, obra mujeril de sidonia mano, los que con su noble Helena trajo de Sidón por el ancho Ponto Páris el de rostro divino”.

Y el propio Menelao hablando con Telémaco profiere estos versos que hacen referencia a lo expresado por Heródoto: “…allá en Egipto, con ansia grande de mi vuelta, me detenían Dios y mi mezquina Hecatombe”.

Estos y otros versos indican claramente que Homero da a entender que conocía bien las navegaciones de Alejandro y su arribada a Egipto con todo lo narrado.

Sin embargo, Homero hace llegar a Alejandro con Helena desde Esparta a Ilión. Pero dejemos que sea el mismo Homero quien nos lo cuente, “pues no es poeta quien no sabe fingir”.

Preguntado, entonces, los sacerdotes por Heródoto, sobre si era fábula lo que cuentan los griegos sobre la guerra de Troya, contestaron con la siguiente narración salida de la boca de Menelao:

“…una poderosa armada griega había pasado a la Teucrida para auxiliar a Menelao. Los griegos enviaron a Ilión sus embajadores, comandados por Menelao, quienes pidieron que les fuera devuelto Helena y los tesoros raptados por Alejandro. Los troyanos respondieron siempre que no tenían en su ciudad a Helena ni los tesoros mencionados, que aquélla y éstos se hallaban detenidos en Egipto. Los griegos tomando esta respuesta como un engaño, asaltaron la ciudad a la fuerza, no apareciendo ni los tesoros ni Helena; entonces comprendieron que los troyanos decían la verdad y enviaron a Menelao ante el rey Proteo.

Menelao, llegado a la corte del rey Proteo, hace una narración sincera de lo sucedido y le restituyen a Helena y sus tesoros”.

Así, Heródoto, confiesa que da crédito a lo dicho por los sacerdotes, que Helena no estuvo nunca en Troya, que Príamo no era un necio ni sus hijos tan insensatos que pusieran en riesgo la vida de los troyanos sólo para que Páris gozara de Helena, ni Héctor, el gran héroe, permitiría a su hermano menor tal felonía, que acarreara la ruina de Troya.

Así juzgo, dice Heródoto, este suceso.

Leave a Comment

Filed under Sobre Literatura

LA GREGUERÍA

Ya desde mi etapa estudiantil fui un enamorado de las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna, las leía, las releía y las volvía a leer con pasión e intriga intentando averiguar aquellos juegos de palabras, aquellas ingeniosidades, imitándolas, e incluso, atreviéndome a escribir mis propias greguerías, que luego desparecían entre los papeles de una vieja papelera.

Obra de Nieves Prat

Hoy, por casualidad o porque una voz interior me llamaba, siempre en nuestras vidas hay una voz misteriosa que nos indica el camino, revisé mis estanterías, recorrí el título de cada una de las obras almacenadas una a una por muy bien que estuvieran clasificadas y allí estaba, la cogí de nuevo con manos firmes, como si fuera la primera vez que me encontrara con ella, a pesar de las anotaciones y los subrayados existentes, con ojos avizores, anhelantes de encontrar el pasado y revivir el presente, con la ilusión de descubrir si hoy con la experiencia de la vida a la espalda era capaz de recrearme de forma definitiva con ella o de encontrar entre sus páginas algún recuerdo de otros tiempos.

“La greguería es el atrevimiento a definir lo que no puede definirse, a capturar lo pasajero, a acertar o no acertar lo que puede no estar en nadie o puede estar en todos”, con estas palabras la define el propio autor en el Prólogo a su obra de 1917.

Para que nos entendamos todos: se trata de textos breves en prosa en los que se establecen unos insólitos vínculos de semejanza entre los seres y las cosas más dispares con un particular sentido del humor. Los poetas, especialmente los de la Generación del 27, igualmente la utilizaron y las encontramos con frecuencia entre sus versos.

La literatura las ha definido tradicionalmente como el género original de Ramón Gómez de la Serna que se sitúa en una posición intermedia entre el aforismo y la metáfora. Sus principales ingredientes –continúa la definición– son la comparación, la metáfora, la paradoja, la antítesis y la hipérbole. Tiene un precedente en “las humoradas” y en las breves composiciones periodísticas encabezadas bajo el epígrafe de “ráfagas”, “al vuelo”, “alfilerazos” o “volanderas”.

El propio Gómez de la Serna a propósito de esto, en su Prólogo, la definió: “humorismo más metáfora igual a greguería”, pero recalcando el lado imprevisible e inconsciente de su hallazgo: “son sólo fatales exclamaciones de las cosas y del alma al tropezar entre sí por pura casualidad”.

El diccionario de la Real Academia añade a esto: “agudeza, imagen en prosa que presenta una visión personal, sorprendente y a veces humorística de algún aspecto de la realidad”.

Numerosos críticos han estudiado la greguería tratando de definir sus rasgos esenciales, su sentido profundo y misterioso, el secreto de su peculiaridad como forma de comunicación artística que no coinciden con otras formas breves como el aforismo o la máxima, aunque algunos si han ido por este camino un tanto equivocadamente.

El poeta Salinas en su estudio “Esbozo de Ramón”, afirma que “la greguería debe ser como una breve relación súbita que en virtud de un desusado modo de relacionar ideas o cosas nos alumbra una visión nueva de algo”, añadiendo un poco más adelante, “… es, por tanto, una fuente de conocimiento de la realidad que coincide con la poesía en la actitud y punto de vista desde el que la greguería contempla esa realidad, también en el empleo de recursos como la metáfora, la metonimia, la prosopopeya o los juegos de palabras”.

Por otro lado, César Nicolás en sus estudios “Ramón y la greguería: morfología de un género nuevo”, parte del hecho de que la greguería se basa en los principios de la semejanza, tanto semántica, a través del símil, la metáfora y la metonimia, como fonológica, por medio del juego de palabras, coincidiendo en gran medida con la idea de Salinas.

Son muchos los autores que se fijan y estudian la figura de Ramón Gómez de la Serna, especialmente en su importancia fundamental en la introducción de las vanguardias artísticas y literarias en España y como la greguería constituye una referencia indispensable para comprender la poética de la Generación del 27, así lo señala entre otros Luís Cernuda en su “Estudio sobre poesía española contemporánea”, llegando a concluir como la greguería es a veces un minúsculo poema en prosa citando varios ejemplos:

“Cuando una mujer chupa un pétalo de rosa parece que se da un beso a sí misma”

“La hortensia tiene mojados de cielo sus ojos azules”

Y como otras veces, las más, la greguería llega a la poesía por un camino indirecto: por el juego del ingenio:

“Las golondrinas abren las hojas del libro de la tarde como incesantes cortapapeles que nos han traído de Alejandría”

“El desierto se peina con peine de viento; la playa con peine de agua”

Destacando su defensa de la libertad de las palabras y del azar como una forma de descubrimiento… Los juegos de palabras, la creación de nuevos términos, la personificación o el enorme caudal de vocabulario, que aparece en su obra, son rasgos que definen su estilo. Un estilo que tiene que ver mucho con la poesía.

Para finalizar, he aquí algunas greguerías a modo de ejemplos extraídas del libro de 1917:

“El arco iris es la cinta que se pone la naturaleza después de haberse lavado la cara”

“Las primeras gotas de la tormenta bajan a ver si hay tierra en que aterrizar”

“Las gotas de rocío son unas lágrimas anticipadas por lo efímero que es el día”

“¿No será el secreto de la alta marea que en alguna parte y en cierta hora se baña Dios en el mar?

 

1 Comment

Filed under Sobre Literatura