NO ES POETA QUIEN NO SABE FINGIR

En la parte de su libro de Historia dedicado a Egipto, el Segundo de los nueve que configuran su historia, nos cuenta Heródoto la causa que llevó a los griegos a destruir Troya, narrada por los propios sacerdotes del templo de Venus la Huéspeda, templo ubicado en la ciudad de Menfis, siendo rey Proteo.

Así dice se la contaron a él respecto a Helena, hija de Tíndaro, asegurándole que ésta estuvo todo este tiempo en el palacio del rey Proteo y no en Ilión como nos cuenta Homero.

Obra de Nieves Prat

Veamos como nos lo narra Heródoto: “…al volver Alejandro a su patria en compañía de Helena, a la que había raptado en Esparta, unos vientos contrarios lo arrojaron desde el mar Egeo al Egipto, en cuyas costas, no mitigándose la tempestad, se vio obligado a tomar tierra y a partir hacia los Tariqueos, situados en la boca del Nilo. Había en aquella playa un templo dedicado a Hércules, lugar de asilo para cualquier esclavo que se refugiara en él. Informados los esclavos de este privilegio, se acogieron a aquel sagrado templo con el ánimo de dañar a su señor, acusándole del rapto de Helena y el atentado contra Menelao.

Enterado el rey Proteo de que había llegado a sus tierras un extranjero, príncipe de la familia real de Teucro, que había cometido en Grecia una impía y temeraria violencia, habiendo seducido furtivamente  a la esposa de su mismo huésped, trayendo con él numerosos tesoros, respondió de esta manera:

“…sea quien sea, que tal maldad contra su mismo huésped ha cometido, prendedlo y traedlo a mi presencia”.

Proteo preguntó a Alejandro quién era, de dónde venía; el interrogado declaró su nombre, el de su familia y su patria. Proteo le interrogó quién era Helena, y aquí es donde intervinieron los esclavos, quienes cuentan la fechoría llevada a cabo por Alejandro.

Proteo, haciendo caso de las declaraciones de los esclavos, lo declara como el hombre más vil y malvado, pues regalado como huésped, se convirtió en adúltero de la esposa de su amigo, violando su tálamo y huyendo con ella y con sus tesoros.

Entonces Proteo se queda como depositario de Helena y los tesoros hasta que él, informado, quiera recobrarlos, expulsando de sus tierras a Alejandro”.

Así dice Heródoto que se lo contaron los sacerdotes del templo de Venus la Huéspeda: “la llegada de Helena a la corte de Proteo”.

Heródoto confiesa que Homero estaba enterado de esta historia, pero que esta narración no era tan grandiosa, tan dramática y tan emotiva para la belleza y majestad de su epopeya como la fábula que le sirvió, aunque reconoce que bien que la conocía.

Sin embargo, el poeta Homero, nos presenta a Alejandro en la Iliada perdido el rumbo y llevando a Helena de un país a otro.

De esto da cuenta Homero en la Aristía de Diomedes con los siguientes versos: “…había allí mantos bordados, dignos de maravilla, obra mujeril de sidonia mano, los que con su noble Helena trajo de Sidón por el ancho Ponto Páris el de rostro divino”.

Y el propio Menelao hablando con Telémaco profiere estos versos que hacen referencia a lo expresado por Heródoto: “…allá en Egipto, con ansia grande de mi vuelta, me detenían Dios y mi mezquina Hecatombe”.

Estos y otros versos indican claramente que Homero da a entender que conocía bien las navegaciones de Alejandro y su arribada a Egipto con todo lo narrado.

Sin embargo, Homero hace llegar a Alejandro con Helena desde Esparta a Ilión. Pero dejemos que sea el mismo Homero quien nos lo cuente, “pues no es poeta quien no sabe fingir”.

Preguntado, entonces, los sacerdotes por Heródoto, sobre si era fábula lo que cuentan los griegos sobre la guerra de Troya, contestaron con la siguiente narración salida de la boca de Menelao:

“…una poderosa armada griega había pasado a la Teucrida para auxiliar a Menelao. Los griegos enviaron a Ilión sus embajadores, comandados por Menelao, quienes pidieron que les fuera devuelto Helena y los tesoros raptados por Alejandro. Los troyanos respondieron siempre que no tenían en su ciudad a Helena ni los tesoros mencionados, que aquélla y éstos se hallaban detenidos en Egipto. Los griegos tomando esta respuesta como un engaño, asaltaron la ciudad a la fuerza, no apareciendo ni los tesoros ni Helena; entonces comprendieron que los troyanos decían la verdad y enviaron a Menelao ante el rey Proteo.

Menelao, llegado a la corte del rey Proteo, hace una narración sincera de lo sucedido y le restituyen a Helena y sus tesoros”.

Así, Heródoto, confiesa que da crédito a lo dicho por los sacerdotes, que Helena no estuvo nunca en Troya, que Príamo no era un necio ni sus hijos tan insensatos que pusieran en riesgo la vida de los troyanos sólo para que Páris gozara de Helena, ni Héctor, el gran héroe, permitiría a su hermano menor tal felonía, que acarreara la ruina de Troya.

Así juzgo, dice Heródoto, este suceso.

Leave a Comment

Filed under Sobre Literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *