OTRA FORMA DE ENRIQUECIMIENTO DEL LENGUAJE

Hace algunos días, mientras leía la obra titulada “Los Tercios” de José Javier Esparza, obra donde se relata la aventura gloriosa de la infantería española desde los tiempos de El Gran Capitán, en el que se nos explica quienes eran aquellos hombres, como combatían, como vivían y morían, cual era el significado del término tercio y su origen, me pareció muy oportuno hacer una referencia al lenguaje que empleaban, a expresiones que utilizaban y que hoy han llegado a nuestros días a modo de refranes o de frases hechas.

Obra de Nieves Prat

El nombre de “tercio” aparece oficialmente en una ordenanza de Carlos I allá por el año 1543; allí se define formalmente a la infantería como un sistema de organización administrativa, aunque el término como tal procede de una ordenanza de 1497 que hablaba de “repartirse los peones en tres partes: uno, tercio con lanzas o picas; otro tenía nombre de escudados; de ballesteros y espingarderos”, que luego serían sustituidos por los arcabuceros. En una palabra, con el nombre de tercios se evita una dispersión haciéndose todo bajo un único mando.

Así, los tercios se convierten en un ejército, en un estilo de moral, en una forma de vida y, sobre todo, que es lo que aquí nos interesa, en un lenguaje propio que ha llegado a nuestros días y en el que aquí y ahora nos queremos fijar.

Uno de estos capítulos lo dedica el autor al lenguaje, a las expresiones familiares, a las frases hechas, la mayoría de ellas empleadas por aquellos hombres en el campo de batalla y que aquí queremos recoger con sus diversos matices y por su aportación a la lengua, aunque sigan manteniendo una fuerte relación.

La primera que quiero reseñar es aquella de “estás haciendo las cuentas de El Gran Capitán”. Sé que no es la más popular, pero si de las más antiguas y tiene su relación con el balance detallado, que El Gran Capitán presentó ante Fernando el Católico, ante la exigencia de éste por que le mostrara el uso que había hecho de los dineros gastados en las campañas de Italia. Balance que sería muy largo de narrar por lo minucioso del mismo, pero que hoy se utiliza en un doble sentido: o para ridiculizar una relación muy genérica, o para mostrar un balance exagerado y minucioso de gastos.

Al mismo Gran Capitán se le atribuye: “a enemigo que huye puente de plata”, expresión que ha quedado reflejada en el refranero español, que hace referencia, a que conviene facilitar la retirada a un enemigo con el que no te vas a enfrentar.

Sigamos a continuación con otras expresiones más populares y más utilizadas. ¿Quién no ha dicho alguna vez “me han dejado en la estacada”? La estacada, como el mismo nombre indica, viene de estacas con punta: se trataba de un parapeto u obstáculo de palos afilados que se colocaba para entorpecer o impedir el avance enemigo. Así “dejar a uno en la estacada”, significaría abandonar a una persona a su suerte o dejarla sola ante el peligro.

Tan popular y de vigencia en la actualidad es: “mandar a alguien a la porra”, “vete a la porra”. ¿Quién en algún momento no ha utilizado esta expresión? Pues bien, en los Tercios, el sargento mayor utilizaba un garrote de grandes dimensiones para dirigir a la tropa en la batalla llamado “porra”.”Mandar a uno a la porra” era sinónimo de arresto o castigo.

Pues bien, en el mismo orden estaría: “me importa un pito”. Esta expresión toma su nombre de “pífano”, especie de flautín, que acompañaba a la tropa en marcha junto con el retoque de un tambor. Este pífano lo tocaba un muchacho o jovenzuelo al que se le solía llamar “pito”, dado que era el que menos cobraba de la tropa, se empezó a utilizar como algo sin importancia, de aquí el dicho “me importa un pito”.

Para finalizar estas frases más populares recordaremos otra: “esta vida es una bicoca”. El término bicoca proviene de una batalla que ganaron los Tercios, en la que causaron muchísimas bajas al enemigo y ellos sólo tuvieron una por culpa de una coz, dada por una mula de carga a un soldado, fue en la batalla de “La Bicocca”. Hoy la utilizamos cuando conseguimos algo sin esfuerzo.

A continuación voy a reseñar algunas que hacen referencia a batallas, asedios o conquistas famosas o hechos gloriosos. Comenzamos por “poner una pica en Flandes”. Este dicho tiene relación con la guerra de los Países Bajos y guarda relación con conseguir algo con gran dificultad. “En Flandes se ha puesto el sol”, tiene un matiz de poner fin a algo. “Se armó la se San Quintín”, hace relación a la famosa batalla y a la infinidad de muertos que se produjeron y con este sentido se suele utilizar.

Quiero concluir este relato con una expresión que está en boca de todos en los eventos deportivos de cualquier índole, me refiero: a “la furia española”, dicho que no es actual, sino que tiene su origen en el cerco de Amberes, referida a los tercios por su tesón, su valentía y su atrevimiento.

Podríamos reseñar muchas más expresiones, palabras o dichos, pero creo que ya son suficientes para entender la importancia del lenguaje a través de los tiempos, los diversos matices y significados que van adquiriendo.

Con este artículo pretendo de alguna manera honrar al Príncipe de los Ingenios, a nuestro gran conciudadano, a nuestro escritor más festejado y alabado, me estoy refiriendo al gran Miguel de Cervantes, al más ilustre de los alcalaínos, en el día del libro, fecha que conmemora su muerte.

No podía faltar en este día tan señalado un recuerdo, un homenaje a su persona, a su inmensa aportación al enriquecimiento y embellecimiento de la lengua española.

Feliz día del libro.

1 Comment

Filed under Sobre Lenguaje

One Response to OTRA FORMA DE ENRIQUECIMIENTO DEL LENGUAJE

  1. Mª BEGOÑA RUIZ RGUEZ.

    Querido José Luis: ¡Qué menos que le dediquemos a CERVANTES, tú escribiendo y yo leyendo, un rato de nuestro tiempo para disfrutar con nuestra lengua!. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *