Monthly Archives: julio 2018

LAS MANIFESTACIONES LITERARIAS Y EL CAMINO DE SANTIAGO

Desde que el ser humano, como hemos venido señalando en artículos anteriores, empezó a plasmar por escrito sus sentimientos, sus emociones y vivencias, sus experiencias viajeras; desde ese momento, todo, absolutamente todo, constituye una fuente importantísima de inspiración, como nos vienen demostrando, día a día, las investigaciones y estudios.

Así, aprovechando que estamos en la celebración de la fiesta del Apóstol Santiago, queremos hacer un breve recorrido por la literatura en relación con el Camino de Santiago.

Tras el hallazgo de los restos del Apóstol en el S. IX, y la difusión de dicha noticia por el mundo cristiano, se produce un movimiento socio-cultural que no deja indiferente a nadie, comenzando una gran afluencia de peregrinos que alcanza su momento más álgido en los S. XIII y XIV.

Este acontecimiento, ha dado lugar a la aparición de todo tipo de obras literarias: ya de boca en boca, como en forma escrita, siguiendo los diversos caminos que llevan a Santiago de Compostela, que no nos puede dejar indiferentes: trovadores y juglares, autores cuyos nombres nos son conocidos dejan constancia de ello, ya en poemas épicos, líricos o narrativos como el más reciente de Concha López Narváez “Endrina y el secreto del peregrino”. Novela llena de emoción e intriga, ambientada en el S. XII.

De esta manera, el Camino de Santiago resultó ser un excelente propagador de ideas, sentimientos y vivencias en la E. Media principalmente. Canalizó una forma peculiar de entender el cristianismo. Contribuyó a extender el arte románico por todos los rincones de Europa. Fijó un sistema político-social en la sociedad de la época: el régimen feudal. Pero, sobre todo, difundió un gran interés por la poesía y la lírica provenzal, que pronto fue asimilado por la lírica gallega y castellana. Sin duda, las primeras manifestaciones se las debemos a trovadores y juglares que acompañaban a los reyes o señores que hacían el Camino.

En poco tiempo, el Camino de Santiago se llena de monasterios, hospederías y hospitales con lo que la cultura pasará a estar en manos de la Iglesia. Así, los monjes cantaban, recitaban o narraban las leyendas y milagros del Camino.

El llamado “Mester de Clerecía”, Gonzalo de Berceo en particular, desde el Monasterio de San Millán de la Cogolla, se convierte en el máximo exponente de este buen hacer con su famosa estrofa la “Cuaderna Vía”.

Un autor de este mismo Mester y, también, en Cuaderna Vía, El Arcipreste de Hita, en su “Libro de buen amor”, “os habla uno que es de Alcalá…”, nos describe en unas hermosas estrofas en Cuaderna Vía entre la 1205 y la 1209 como se vistió Don Carnal para el peregrinaje:

 

“El viernes de indulgencias, vistió nueva esclavina,

Grande sombrero redondo, con mucha concha marina,

Bordón lleno de imágenes, en él la palma fina,

Esportilla e cuentas para rezar aína.

Los zapatos redondos e bien sobresolados,

Echó un grand dobler sobre los sus costados,

Gallofas e bodigas lieva y condesados:

D’ estas cosas romeros andan aparejados.

Desuyo del sobaco va la mejor alfaja:

Calabaza bermeja más que pico de graja,

Bien cabe su azumbre e más una meaja:

Non andan los romeros sin aquesta sofraja.

Estaba demudada d’esta guisa que vedes;

El sábado por noche, saltó por las paredes,

Diz: “vos que me guardades, creo que no m’ tomades,

Ca a todo pardal viejo no l’ toman en todas redes”.

Salió mucho aína de todas aquestas calles,

Diz: “Tú, Carnal soberbio, meto que non me falles”.

Luego aquesa noche, llegó a Roncesvalles.

¡Vaya, e Dios le guíe por montes e por valles!”

 

Gonzalo de Berceo en sus diversas obras: El libro de Alexandre, Vida de San Millán de la Cogolla y, de manera especial, Los milagros de Nuestra Señora recoge diversos milagros y leyendas de peregrinos en su Camino a Santiago de Compostela. Milagros que, a su vez, cantaba el rey Alfonso X el Sabio.

Alfonso X el Sabio se convierte así en el principal poeta lírico del Camino de Santiago en sus “Cantigas” escritas en galaico- portugués, considerándose su obra más personal y un repertorio de extraordinaria riqueza con melodías originales. Sin duda las dos Cantigas más importantes en cuanto al tema se refiere son: la Cantiga 127 “El peregrino ahorcado” y la Cantiga 26 “el Milagro del romero de Santiago”, ambas fueron recogidas por otros autores como Gonzalo de Berceo y la leyenda de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada sobre gallos y gallinas dan cuenta de ello.

No quiero dejar de concluir este pequeño homenaje literario al Apóstol y su camino sin hacer una pequeña mención al Romancero, una de nuestras mayores aportaciones a la literatura universal, quien tampoco fue ajeno a este fenómeno. Me estoy refiriendo al romance de “Don Gaiferos de Mormaltán”. Los estudiosos llegan a afirmar que este romance es el único auténticamente inspirado en la peregrinación a Santiago de Compostela:

 

“¿Adónde va aquel romero, mi romero adónde irá?

Camino de Compostela, no sé si allí llegará.

Los pies cubiertos de sangre, ya no puede más andar.

Pobrecito, pobre viejo no sé si allí llegará.

De largas y blancas barbas, ojos de dulce mirar,

Ojos tristes, leonado, verdes como agua del mar.

¿Adónde vas peregrino, adonde quieres llegar?

Camino de Compostela, donde yo tengo mi hogar.

Compostela, esa es mi tierra, la dejé siete años ha,

Reluciente en siete soles, brillante como un altar.

Ven mi romero conmigo, juntos hemos de marchar,

Yo a la virgen canto trovas, la virgen de Bonaval.

Yo me llamo Don Gaiferos de Mormaltán.

Gracias mi señor Santiago, a tus pies me tienes ya,

Si quieres tomar mi vida, ya me la puedes quitar,

Que yo moriré contento en tu santa Catedral.

El viejo de barbas blancas cayó mirando al altar,

Cerró los sus ojos verdes, verdes como agua de mar.

El obispo que esto oyó, allí lo mandó enterrar.

Y así murió, mis señores, Gaiferos de Mormaltán.

Este es uno de los Milagros que Santiago sabe obrar”.

 

Hasta aquí este pequeño homenaje a Santiago de Compostela y su Camino. Un homenaje literario corto pero significativo del impacto que la noticia y el Camino tuvieron entre el mundo de las letras. El tiempo y el espacio no dan para más. ¡Feliz Camino a cuantos os encontráis transitando por los diversos y polvorientos andares!

Leave a Comment

Filed under Sobre Literatura