Daily Archives: 9 febrero 2019

UNA REFLEXIÓN INCONCLUSA

Estas Navidades, Papá Noel, me obsequió el libro de Yuval Noah Harari titulado “Sapiens De animales a dioses”. En un principio, he de confesar, me pareció de difícil lectura, complicado de hincarle el diente, dado los datos y cifras que manejaba; además, se salía de los cánones a los que estaba acostumbrado a enfrentarme con la lectura de la  historia; pero, poco a poco, según me iba adentrando e iba profundizando en su lectura, en sus interioridades, en su desarrollo, me fue cautivando y apasionándome cada vez más hasta decidir hacer esta breve reflexión, si queréis no muy profunda, no muy detallada, sobre su contenido. Se trata, simplemente, de provocaros a su lectura, de penetrar en su interior con curiosidad y con interés.

Obra de Nieves Prat

            Quiero recordar que ya me había adentrado en otras ocasiones, no hace mucho tiempo de ello, en la oscuridad de los orígenes del “Homo Sapiens”, cuando intentaba reflexionar sobre el origen del lenguaje escrito y hablado de nuestros ancestros, sobre la articulación del mismo, sobre cuales fueron las causas que lo provocaron, sobre la importancia que tuvo en su desarrollo las transacciones comerciales entre los pueblos, como fueron surgiendo y estructurándose los primeros signos y la manifestación de los primeros sonidos; ciertamente, refiriéndome siempre a los primeros albores de la historia.

            Hoy, con la lectura de “Sapiens De animales a dioses” de Yuval Noah, descubro parecidos razonamientos, profundizo en la exposición y en los argumentos que él esgrime desde tiempos mucho más antiguos y que voy encontrando, según avanzo en su lectura, pareciéndome de un hondo y serio calado que, poco a poco, me va atrayendo, que va llenándome por su originalidad, su sencillez, su forma de narrar y exponer y, sobre todo, su manera de comparar y relacionar con elementos más actuales de los que somos conocedores, sin olvidar la interpretación que hace de los mismos.

            En la cubierta de la contraportada me enfrento a una serie de interrogantes que de alguna manera me perturban, no porque sea lo más interesante del libro, sino, porque me invitan, me animan a leer con más detalle su interior, a fijarme en cada uno de sus razonamientos con atención, a descubrir los argumentos expositivos, a descifrar los pensamientos que el autor va desgranando de manera constante, no sé si de forma caótica o perfectamente organizado, dependiendo de cómo se contemple y se analice la exposición y, sobre todo, me invita a cuestionarme todo desde el mismo inicio del ser humano: no sólo nuestros orígenes, sino también nuestro devenir más lejano y remoto.

            “¿Cómo logró nuestra especie imponerse en la lucha por la existencia? ¿Por qué nuestros ancestros recolectores se unieron para crear ciudades y reinos? ¿Cómo llegamos a creer en dioses, en naciones o en los derechos humanos; a confiar en el dinero, en los libros o en las leyes? ¿Cómo acabamos sometidos a la burocracia, a los horarios y al consumismo? ¿Y cómo será el mundo en los milenios venideros?”.

         Con esta inquietud, con estas preguntas en mi interior y con esta zozobra de un ser un tanto perdido, entro con avidez y con enorme curiosidad en la lectura de “Sapiens”. Desde el primer instante me parece un libro original e interesante por el planteamiento que se hace el autor; sin duda, diferente a cualquier planteamiento histórico observado hasta ahora; quede de antemano claro que no se trata de una novela sino de unas lecciones de “Una breve historia sobre la humanidad”.

            Todo esto me anima mucho más y me invita con mayor interés a adentrarme en su estudio y en una reflexión profunda, a observar sus teorías, sus ejemplos, sus relaciones y comparaciones, las formas de enfrentarse o analizar los grandes mitos de la humanidad y las conclusiones a la que se llega.

            Tres son las premisas de análisis y de estudio de las que parte Yuval Noah. Tres grandes capítulos plagados de conceptos y de ideas que nos ira descubriendo su concepción de la historia: la primera, “La revolución cognitiva”; la segunda, “La revolución agrícola”; la tercera, “La revolución científica”; introduciendo, antes de la última, una lección importantísima, “La unificación de la humanidad”, donde destaca el papel de la religión como gran unificadora de la humanidad junto con el dinero y los imperios, al afirmar que “la religión ha dado legitimidad sobrehumana a estas frágiles estructuras,  situando al “Homo sapiens” de todos los continentes en el mundo global en el que vivimos en la actualidad”.

            Pero, “¿el ser humano es ahora más feliz? ¿Hemos ganado en felicidad a medida que ha avanzado la historia?” Se pregunta y nos preguntamos al final de este libro nosotros. Creo que esta pregunta y este concepto de “felicidad”, no forma parte de la historia.    

            En el Epílogo, al final de estas largas y complejas lecciones de historia, Yuval Noah Harari nos plantea como el Homo Sapiens que se convirtió “en el amo de todo el planeta y en el terror del ecosistema; hoy, está a punto de transformarse en un dios, a punto de adquirir la eterna juventud y la capacidad divina de la creación y la destrucción”, concluyendo con este terrible y atormentador interrogante: “¿Hay algo más peligroso que unos dioses insatisfechos e irresponsables que no saben lo que quieren?”

            Con este breve esbozo aquí expuesto, me encantaría animaros e invitaros a reflexionar y profundizar sobre la historia de la humanidad a través de “Sapiens De animales a dioses”. A saborear con detenimiento y razonamiento esta nueva visión de la historia, este pensamiento de Yuval Noah y, sobre todo, este tremendo interrogante final al que estamos abocados en una rápida y veloz carrera, convencido que nada de lo que aquí leáis o reflexionéis os va a dejar indiferentes, y, que a su vez, os planteará nuevos y serios interrogantes sobre nuestra historia pasada, presente y el devenir futuro.

            Como síntesis final y resumen de todo, transcribo estas ideas que aparecen en la solapa interior: “El fuego nos dio poder. La conversación hizo posible que cooperáramos. La agricultura alimentó nuestra ambición. La mitología sostuvo la ley y el orden. El dinero ofreció algo en lo que confiar. Las contradicciones crearon la cultura. La ciencia nos hizo imparables”.

5 Comments

Filed under Sobre Literatura