Tag Archives: archilla

EL BERROCAL

El Berrocal. Obra de Nieves Prat

El Berrocal. Obra de Nieves Prat

Rocas graníticas exfoliadas, cuya curvatura redondeada ofrece una visión de infinito, de inmensidad, de ligereza  en  su apoyatura, pero sólido y fuerte en su estructura formal.

Robles y fresnos configuran tu paisaje. Fresnos cuya atroz poda, producida por la mano del hombre, contribuye, aún más, a su redondez, a su configuración paisajística, a su perenne vida que la roca proporciona y alimenta. Fresnos que se levantan como fantasmas mudos, estáticos encapuchados en una perpetua procesión invernal, desprovistos de su ropaje, enseñando sus vergüenzas y sometidos a las constantes inclemencias de la tierra.

Musgo verde, musgo oscuro, musgo en definitiva, que se adhiere a tus paredes, que absorbe tu energía, que forma una comunión íntima entre la pétrea roca granítica y la delicada malla que lo adorna, proporcionando vida a multitud de seres diminutos dentro de su entramada red siempre viva y verde; hilos que se anudan y entrelazan, se cruzan entre sí, formando una férrea protección entre la roca y sus pobladores.

Lugar idóneo para admirar y escalar su esferoidal forma, y recostado en lo alto de su cumbre, contemplar el paisaje abrupto pleno de fuerza y vida, mientras se plantea las eternas verdades de la existencia.

Allá, a tus píes, adviertes la presencia de pequeños personajes, el embellecedor colorido de las flores y las tonalidades de las plantas en primavera, la sequedad rocosa pero viviente de los fuertes robles,  el pastar continuo de las vacas con la cabeza humillada a la tierra y el rumiar constante de sus bocas, siempre pegadas al verde manto que cubre el suelo, regado por un constante surcar de pequeños canales de agua fresca y cristalina, de agua vivificadora que alimenta a las plantas, sirve de alivio y refresco a todos los animales que a su vera se acercan y llenan de murmullos placenteros  los sentidos del paseante.

Robles, fagáceos árboles de robusto tronco, cuyos tortuosos brazos nos descubren lo duro de su existencia, lo roqueño de su entorno  y sus hojas, hojas lampiñas y trasovadas sinónimo de rugosidad y aspereza, ahora decapitados por las insensibles manos que buscan el calor de su fuerza en el fuego chispeante de una negra chimenea invernal.

Los pajarillos y aves que habitan sus entrañas, antes ruidosos y  cantarines, abandonan sus defensas y buscan en la oquedad de la roca, en las grietas de sus láminas, protección y cobijo, cual pequeños reptiles y alimañas que estos parajes disfrutan.

Todo es hermoso y frondoso en primavera, árido y seco en  estío, vistoso por sus contrastes y coloridos otoños, procesional y serio, como si pidieran al cielo clemencia por sus muchos defectos, en invierno.

Pétreo Berrocal firme y dulce, lugar de encuentro y placer de los sentidos, contraste perpetuo para quien a ti llega. Hoy, quiero cantar tu encanto, tu atractivo y tu fuerza, tu energía eterna para el que pisa tu tierra,  gusta de tu adusta soledad y espíritu apaciguador.

1 Comment

Filed under Prosa Poética

MUESTRA ESCOLAR DE ARTES ESCENICAS

En el día de hoy, 10 de Mayo del 2012, en el Teatro Salón Cervantes, recibí un emotivo homenaje por parte del

Jose Luis Archilla recibiendo el diploma en el homenaje "Muestra Escolar de Artes Escenicas"

Jose Luis Archilla recibiendo el diploma en el homenaje "Muestra Escolar de Artes Escenicas"

Ayuntamiento de Alcalá de Henares junto con otros compañeros “por mi continuada entrega y generosa contribución al desarrollo de las artes escénicas entre los escolares de la ciudad”, según consta en el diploma, por lo que me siento muy orgulloso y del cual quiero haceros partícipes.

1 Comment

Filed under Autor

UN VIAJE EN AVE

         Eran las ocho y treinta minutos. Con puntualidad espartana el tren partía de la estación. Las primeras luces del día apenas

"Un viaje en AVE". Obra de Nieves Prat

pintaban en el firmamento y los primeros rayos vivificadores del sol encontraban grandes dificultades para llegar a la tierra entre las veloces nubes que surcaban el cielo.

         Habían pasado ya varios minutos. Los edificios, cual gigantes en el horizonte, se perdían  en la lejanía. La oscuridad de los primeros túneles junto con algunas ráfagas lumínicas que conseguían  penetrar el denso manto que cubría la tierra, como jugando a trazar vivas y veloces figuras desdibujadas a través de los cristales turbios y alterados, se alternaban ante los ojos del observador.

         La vista se desviaba y se centraba en la pantalla que lucía enfrente, como haciendo guiños para provocar más la atención de los aún adormilados viajeros: ciento ochenta, doscientos, doscientos cincuenta y seis, doscientos ochenta y dos, doscientos noventa y ocho, trescientos dos… La velocidad, el vértigo, la rapidez de las visiones, que unas pupilas un tan alocadamente percibían, pasaban raudas por la retina sin concreción y sin lograr configurarse ni transformarse en imágenes redondas y perfectas.

         Ya habíamos alcanzado la altiplanicie. Los campos, manchados de verde con el alumbrar de las primeras siembras, se entremezclaban con una vegetación paupérrima y unos arbustos y arboledas esqueléticas fruto de la estación otoñal, azotados por el viento que se presentía por el vaivén de sus ramajes y el constante mecerse a derecha e izquierda;  como si, de un momento a otro, fueran a perder su verticalidad y rodaran por los suelos hechos añicos, cual héroes solitarios, derrumbados en medio de la pradera. 

         De nuevo, la llamativa pantalla llama nuestra atención: doscientos noventa y ocho, trescientos, trescientos uno… ¿Quién habrá tenido la feliz idea de colocarla frente a unos ojos asombrados y atónitos de un viajero curioso? – me pregunto en mi subconsciente-. ¿Por qué aparece y desaparece jugando con la conciencia y el pensamiento de un expectante observador, absorbido por su tintineo y sus llamada de atención? Imposible concentrarse en el asunto que me preocupa y objeto de este viaje.

         Intento retirar la mirada y fijarla a través de los confusos acristalamientos del tren en el cielo cada vez más luminoso. La mañana va avanzando casi a la misma vorágine que el tren. Las nubes vuelan por las alturas cual rápidas aves de rapiña a punto de lanzarse sobre las desprevenidas presas. Pretendo descubrir si es el vértigo de la velocidad del tren, trescientos dos kilómetros marca la pantalla en este momento, o es el viento potente y arrollador, quien desliza aquellas nubes, que trazan figuras volátiles sobre el firmamento, cual expertos pinceles dirigidos por una ingeniosa mano de artista, jugando con los rayos del sol y produciendo contrastes de luz y sombras, que se proyectan sobre los campos como verdaderos fantasmas.

         Allá, lejos todavía, aparecen unas siluetas, unas figuras que se hacen cada vez más visibles y definidas como desafiantes monstruos. Aparto la mirada y me detengo en la pequeña pantalla: cien, sesenta y cinco, cuarenta y dos… Se acabó. Vuelvo a la realidad. Me centro en el problema.

 

Leave a Comment

Filed under Prosa Poética

Entrevista en Diario de Alcala.

Entrevista en el Diario de Alcala. 2 de febrero de 2011

 

Os dejo la entrevista que me realizo el Diario de Alcalá el pasado 2 de febrero de 2012.

Leave a Comment

Filed under Novelas

LA PROFUNDA GARGANTA DE VILLALAILÁN

"La Profunda Garganta" Obra de Nieves Prat

          Ciertamente, si miramos un mapa de la orografía española, nos encontramos con numerosas gargantas, hoces, desfiladeros y valles: garganta del Cares, hoces del Duratón, garganta del río Lobo, hoces del Gabriel…, pero ninguna tan bella ni tan hermosa como la profunda garganta de Villalailán.

         Garganta. Herida profunda de la tierra. Abertura descarnada con miras de intensidad. Hábil bisturí en manos de un experto cirujano, que cincela y rasga, cual perfeccionista escultor, la silueta penetrante en el interior de las entrañas de la misma tierra.

         Zanja. Hendidura trazada en la planicie, que se retuerce, zigzaguea, aparece y desaparece, se redondea en permanentes meandros, se hunde en su privacidad, avergonzada por dejar al descubierto sus misterios,  sus miserias y sus bondades, sus perennes secretos nunca aireados.

         Agua. Agua lenta. Agua precipitada, saltarina y alocada. Agua torrencial, según la época estacional o las abundantes y fuertes descargas de unas abigarradas nubes envidiosas y airadas con tu belleza y entidad. Agua que se convierte en río. Río que se transforma en corriente caudalosa. Caudal que forma cascadas y lagos, que se amansa y arremolina, que hiere y penetra como un ariete bravío, que se va abriendo paso entre la férrea roca resistente y la blanda tierra anhelante por recibir en su seno la sabia de tan constante discurrir, de tan fructífera semilla.

         Muralla fortificada. Fortaleza inexpugnable ante los más fieros combates y los asaltantes más aguerridos. Fuerte repleto de almenas y atalayas, que soportan el ímpetu enemigo,  brinda protección y seguridad a quienes a sus píes se refugian; a quienes, confiados en su potencialidad, acuden angustiados en busca de ayuda, sabedores de tu seguridad, de tu apoyo y tu respuesta siempre acogedora.

         Vegetación. Robustos árboles de fornidos y esbeltos troncos que asomar pretenden, que desde tu hondonada se elevan, llenando de un manto verde oscuro aquel mar dorado por la llanura y achicharrado por las ardientes llamaradas de un sol abrasador. Oasis de la oquedad. Arbustos que surgen, se entrelazan, se enredan ocultando aquel lecho matrimonial de algodonada espuma blanca, donde el río y la tierra se abrazan y se entregan en una apasionada aventura de erosión continua.

         Vida que allí brota. Vida bien regada y abonada. Vida de alegres, cantarines y vistosos pajarillos que buscan el cobijo de las ramas, que anidan entre sus troncos y dan juego y disfrute gozoso a aquel discurrir.

         Sonoro murmullo que de lo hondo llega. Suave  y armonioso sonido de un reposo tranquilo mezclado con el aleteo de pequeños e inquietos volátiles, que se mueven entre las hojas, cual fina y delicada brisa, que regocijan la vista del atento observador.

         Los jóvenes enamorados saborearon este placer. Abrieron sus sentidos. Acogieron en su fantasía todas y cada una de estas sensaciones. Se sintieron en comunión con aquella naturaleza risueña que les brindaba armonía, sosiego, reposo y paz, oyendo nítidamente su llamada, acudiendo a su cita puntual, penetrando en su imponente oscuridad, descubriendo la juventud y la delicada melodía de su bien orquestada conjunción.

1 Comment

Filed under Prosa Poética

NOTA DE PRENSA TERTULIA PRESENTACIÓN «La llamada de la profunda garganta»

Acto Tertulia Presentación "La Llamada de la profunda garganta"

      Más de 250 personas llenaron el salón de actos del Colegio Calasanz, el día 1 de Febrero, en la presentación de la novela “La llamada de la profunda garganta”.

         Los intervinientes en la tertulia: Emilio Pacios, Jorge Varas, Roberto Ripio y este que os escribe dialogaron sobre la misma sin “destripar en ningún momento la trama ni la intriga de la novela”, según palabras del propio moderador.

         El acto fue muy ameno, cercano y entrañable, en expresiones de las numerosas personas que llenaron la sala y siguieron con atención y entusiasmo el diálogo de los tertulianos; en especial, las lecturas perfectamente entonadas y muy bien dramatizadas por el poderoso tono de voz de Roberto ripio. Al final, los propios asistentes pudieron preguntar públicamente y entablar un dialogo con los ponentes.

         En el evento, estuvieron presentes entre otras personas: el concejal de Educación D. Francisco Bernáldez, Javier Rodríguez Palacios, José María Nogales y la presidenta del Patronato dela Fundación EscolapiasMontal del que soy miembro.

         Gracias, de todo corazón, a todos los asistentes y la buena acogida de la novela; también, a los que prometieron su asistencia, pero otras obligaciones no se lo permitieron.

Leave a Comment

Filed under Novelas

ALFA Y OMEGA EN LA NOVELA «La llamada de la profunda garganta»

Obra de Nieves Prat

Esta época,  en la que se enmarca la novela, fue una de las más ricas y fructíferas del pensamiento. Los árabes, trasmisores de los principios y doctrinas de los grandes sabios griegos, supieron, a su vez, profundizar en los mismos e innovarlos con sus aportaciones e interpretaciones. Los pensadores cristianos igualmente engrandecieron y desarrollaron aquellas ideas; por eso, no es de extrañar que Fernando y Zajhíra, educados en aquella escuela de la gran ciudad con los sabios más importantes del momento, fueran partícipes de aquellos pensamientos e ideales, y que ellos mismos se sintieran capacitados para elaborar unas teorías sobre todo lo aprendido.

La historia imaginaria e irreal de Alfa y Omega enlaza con la fantasía, el ensueño y el subconsciente del mundo del símbolo.

Es a ti, amigo y agradecido lector, a quien corresponde penetrar en sus verdades, descubrir su simbología, profundizar en sus pensamientos y rebelarte frente al mundo cómodo y acomodaticio en el que vives.

Quizá, Alfa y Omega sean un fiel reflejo de la concepción de vida ideada por Zajhíra y Fernando para ellos mismos. Quizá, ellos sean Alfa y Omega y con estas ideas habrían planificado su existencia juntos. Quizá, el final dramático, que se presume en la novela, no sea tan trágico ni tan final. Quizá, Fernando y Zajhíra, cual Alfa y Omega, gozaron de tiempo posterior para desarrollar sus ideas e intentar acercarse a ese mundo, donde la justicia fuera el valor dominante.

Alguien puede llegar a pensar, que esa riqueza de pensamiento estaría alejada de unas mentes con otros ideales, con otras vicisitudes, con otras motivaciones más propias del momento. La inmersión de Zajhíra y Fernando en el mundo del pensamiento, en el mundo de la imaginación creadora es total. Su fantasía, unida a su gran capacidad intelectual y a las enseñanzas recibidas, produjo y dio a luz esta intensa actividad pensante, llena de símbolos y de llamadas constantes a la inteligencia de todo lector. Me parece de gran interés, poder penetrar en sus interioridades y descubrir la profundidad de sus pensamientos. ¿Seremos capaces de ello?

 

 

 

Leave a Comment

Filed under Novelas

EL PERSONAJE DE IGHOR Y SU SIGNIFICADO EN LA NOVELA

En la cima Obra Nieves Prat

Ighor es aquel niño tullido de las altas montañas, aquel niño solitario que vivía cual alimaña en cuevas y solo protegido por el regazo de su madre al que acudía cuando ella estaba presente.

Ighor es la voluntad, el espíritu de superación constante. Como diría Nietzsche: es la voluntad de poder. El hombre trasformado, el hombre hecho niño, es el creador de sí mismo. El creador, en palabras suyas, no significa el hombre del trabajo, sino el hombre que juega creando, el hombre que dicta valores, el hombre que posee una voluntad grande, el hombre que se marca unas metas, el hombre que se aventura a trazarse un proyecto, un gran proyecto de vida, un hombre que es: creatividad y superación.

Esta idea se acrecienta desde el encuentro en las altas montañas con los caballeros del rey, cuando tiembla asustado, cobijado en el regazo de su madre llorosa. Allí, se promete en su interior, ser semejante a ellos, superarlos en valores.

Por eso, su crear consiste, desde ese instante, en ir edificando y construyendo, en proyectarse en metas finitas, en no desanimarse ante la adversidad o pequeños fracasos o contratiempos, en ser capaz de irlos superando.

La libertad de este personaje, su libertad creadora e imaginativa  se va realizando en ese proyectarse hacia posibilidades futuras; es decir, finitas y temporales, en el querer que diría Nietzsche.

Ya decía este pensador que el querer libera: ésta es la verdadera doctrina de la voluntad y la libertad creadora.

Vemos en la novela, como Ighor, un personaje de carne y hueso, tullido en sus extremidades va creciendo, va proyectándose, utiliza su voluntad de poder para conseguir ir ascendiendo en sus metas hasta convertirse en el símbolo, en el personaje más redondo, más influyente de la novela,  cargado de grandes valores  que desarrolla, crea y supera una vez alcanzado.

1 Comment

Filed under Novelas

EL SIMBOLISMO EN LA LLAMADA DE LA PROFUNDA GARGANTA

Obra de Nieves Prat

El simbolismo decía Moréas es enemigo de lo didáctico, de lo declamatorio, y sobre todo, de las descripciones objetivas, oponiéndose a todo género de realismo, centrándose en una concepción del mundo como misterio. Para llegar a él, el escritor debe alterar la inteligibilidad y hacer de la obra algo sugestivo, algo que penetre en los dominios del lector y llegue al subconsciente.

Por eso, el símbolo es una figura real, que además de lo que representa en sí, siempre desarrolla la función de evocar, de traer a la mente algo distinto. Sin duda, es algo figurativo. Es un elemento con una amplia significación y que llega a representar la misma esencia de las cosas, la esencia de eso manifestado y expresado por el autor, es en definitiva, una forma de mostrar una compleja realidad..

Por todo lo dicho, se trata de una aprehensión de la realidad por parte del lector a través de los sentidos. Es la aprehensión de la totalidad; es decir, la palabra, la frase, el texto, sólo interesa por su afán sugerente.

Si analizamos la definición del diccionario, podemos observar que nos lo describe, como la representación sensorialmente perceptible de una realidad en virtud de los rasgos que se asocian con ella.

Esto es lo que he querido dejar plasmado en la novela de “La llamada de la profunda garganta”: un simbolismo profundo y continuado, desde el significado de la hendidura profunda, la misma garganta y su llamada, los personajes de Zajhíra, Fernando e Ighor, por no decir la recreación fantástica de Alfa y Omega en su mundo irreal, pero pleno de contenido, e incluso, su aparente trágico destino.

1 Comment

Filed under Novelas

LA LLAMADA DE LA PROFUNDA GARGANTA

La llamada de la profunda gargantaNovela histórica cuyo objetivo fundamental es traer a la memoria el recuerdo de aquellos pueblos, que en otro tiempo fueron importantes, marcaron un hito y dejaron su huella en la historia, permaneciendo en la actualidad en el más absoluto de los olvidos, incluso, llegaron a desaparecer y hoy nadie habla de ellos.

Muchos son los valores que en ella encontramos y que dejamos al lector; sin embargo queremos dejar constancia de algunos más significativos:

-La buena convivencia entre los pueblos y la mezcolanza de sus culturas, a pesar de las guerras constantes que tuvieron que mantener para proteger, conquistar y ampliar sus territorios.

Convivencia entre árabes, cristianos y judíos representada en el Marquesado de Villalailán y el Reino de Taifa de Hásmhanhy: en sus fiestas, certámenes, torneos y demás celebraciones.

Amistad surgida entre el Marqués Don Rosendo y el Emir Hambrashy. Amistad primero y amor después entre Zajhíra y Fernando, llevada hasta las últimas consecuencias y como la prolongación de sus progenitores y reflejo de sus pueblos y sus gentes.

-El afán de superación. La voluntad de poder. El esfuerzo por conseguir unas metas. El sacrificio constante hasta alcanzar unos objetivos que lleven al fin deseado. Espíritu de superación cuyo mejor exponente será el personaje de Ighor: personaje tullido, criado como una alimaña en las altas montañas, que gracias a su trabajo, a su capacidad, su imaginación creadora, su lucha por alcanzar unos objetivos, su entrega sin tregua a sus semejantes, llega a ser caballero y oteador  y jefe de los oteadores del rey.

Alfa y Omega, el propio Fernando y Zajhíra serán otras muestras de un mismo espíritu del que está impregnada toda la novela y que el avispado lector irá descubriendo.

-La cultura. El interés y el sacrificio por aprender en un mundo donde imperan la astucia y las guerras. El esfuerzo por demostrar que “las letras, la pluma no agarrotan el brazo ni atrofian los músculos del caballero acostumbrado a combatir”, que la pluma y la espada o la lanza pueden ser empuñadas por la misma mano, que el caballero no demuestra su valentía con la espada, sino también, con el saber, la cultura y la palabra.

Fernando y Zajhíra son una muestra palpable de ello. Ella por se mujer, amante del saber, educada para ocupar un puesto en la sociedad en el orden jerárquico del harén; él, atraído por la amistad de ella, lucha hasta el enfrentamiento con su padre con el fin de obtener la licencia para poder aprender, para llegar a ser una caballero intrépido en las batallas y un guerrero capaz de manejar la pluma con la misma soltura y alcanzar un puesto en la cultura.

Fernando se convierte así, ante los ojos del rey, de su padre y de la sociedad, en el prototipo del caballero perfecto: vencedor con la espada y dominador del saber, de un ser capaz de expresar vivencias y de crear fantasías.

Dejo al experto lector su capacidad para ir entresacando otras enseñanzas y otros valores, que irá descubriendo conforme avance en la lectura de “La llamada de la profunda garganta”.

Invitación a la Presentación del Libro:

http://www.youtube.com/watch?v=afniEsez-YU&context=C3c85208ADOEgsToPDskJvqwV9UR_Y6IIsPT3tWhKZ

 

2 Comments

Filed under Novelas